LETRAS REBELDES

UN ESPACIO PARA CURARNOS DE LA CENSURA, LA PREPOTENCIA Y LA IMPUNIDAD

 

Lunes, 4 Septiembre 2017 11:34:08 GMT

Discurso del Prof. JM Sison sobre la Revolución de Octubre.

Relevancia histórica, impacto global y la vigencia ininterrumpida de la Gran Revolución Socialista de Octubre dirigida por Lenin

Por el Prof. José María Sison

Presidente Comité Internacional de Coordinación.

Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos.

5 de Mayo de 2017

Bienvenida al lanzamiento de la Campaña para Celebrar la Gran Revolución Socialista de Octubre.

Es un honor y un privilegio para todos nosotros participar en esta conferencia que tiene el propósito de lanzar la Campaña para Celebrar la Gran Revolución Socialista de Octubre. Damos las gracias a la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos (ILPS) y organizaciones como Recursos Populares para la Solidaridad Internacional y al Movimiento de Masas (PRISM) por haber elegido Filipinas como punto de partida de la campaña. Agradecemos a ILPS-Filipinas, Bayan, Kilusang Mayo Uno, Kilusang Magbubukid ng Filipinas, Gabriela y muchas otras organizaciones por co-organizar dicho evento y por invitar a este orador.

ILPS y PRISM están llevando a cabo la campaña mundial para celebrar el centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre en colaboración con organizaciones marxistas-leninistas, socialistas y antiimperialistas. La campaña culminará con la celebración de acciones de masas a nivel mundial el 7 de noviembre. El núcleo constante de la campaña es una serie de conferencias, foros y talleres-seminarios en varios continentes y países para generar documentos y debates con el objeto de publicar libros sobre la historia y la continuación del Legado de la Revolución de Octubre.

La campaña también anima a todas las fuerzas participantes a producir y difundir artículos, guías de estudio, ensayos, noticias y reportajes, videos cortos y obras dramáticas, canciones, poemas, artículos conmemorativos (carteles, posters, postales, botones, broches, etc.) en torno a la celebración del centenario y encargar a los escritores progresistas, investigadores, artistas, trabajadores multimedia y activistas de base para ayudar en la producción, recopilación, publicación y difusión de dicho trabajo.

Todos damos la bienvenida al llamado del ILPS y PRISM: "Celebremos las conquistas históricas y la vigencia perpetua de la Gran Revolución Socialista de Octubre para el proletariado y el pueblo. ¡Aprovechen y compartan lecciones de su restauración revisionista, sigan su legado, perseveren en dirigir a las masas y avancen la lucha por la democracia y el socialismo en contra del imperialismo y toda reacción!

En la conferencia de este día, discutamos el significado histórico de la Revolución de Octubre, su impacto global y su vigencia ininterrumpida para los actuales y futuros movimientos revolucionarios del proletariado y de los pueblos y naciones oprimidas contra el capitalismo monopolista y toda la reacción. A pesar o a causa de la traición del socialismo por los revisionistas contemporáneos, todavía estamos en la era del imperialismo moderno y la revolución proletaria. Hoy nos enfrentamos a la cada vez peor crisis general y a guerras de agresión del capitalismo monopolista y estamos comprometidos en contribuir lo mejor que podemos al resurgimiento y avance de la revolución proletaria mundial.

I. Relevancia histórica de la Gran Revolución Socialista de Octubre

Marx y Engels formularon los principios fundamentales de la teoría y la práctica del marxismo en la era del capitalismo de libre competencia.

Aprovecharon del más alto desarrollo de la filosofía, de la economía política y de la ciencia social en su tiempo, para llegar a la posición del proletariado del materialismo dialéctico e histórico, las leyes del movimiento en el capitalismo que conducen al socialismo y la línea política general, la estrategia y tácticas para derrotar la dictadura de clase de la burguesía y triunfar la revolución socialista.

En su tiempo, lo más alto que Marx y Engels pudieron examinar fue la Comuna de París de 1871 como el brote de la revolución proletaria que la burguesía pronto aplastó. No se desalentaron por la masacre y la derrota de los comuneros. Ellos estudiaron los puntos fuertes y débiles de la Comuna de París para guiar las revoluciones posteriores.

La lección más importante aprendida fue que la revolución proletaria debía ejercer la dictadura de clase del proletariado para aplastar la maquinaria militar y burocrática del Estado burgués.


Una gigantesca pintura de Lenin dirigiéndose a la multitud cuando regresó a Rusia
durante la Revolución Rusa.

Lenin asumió la tarea de heredar, enarbolar, defender, y desarrollar más los principios fundamentales de la teoría y la práctica marxistas en la era del imperialismo moderno y la revolución proletaria.

En filosofía, combatió la filosofía idealista subjetivista de la burguesía y asumió la unidad de los contrarios como la ley más fundamental de la contradicción y fundamentó la ley del desarrollo desigual.

En la economía política criticó el capitalismo monopolista o imperialista y sentó las bases de la economía socialista en correspondencia con el nivel del poder proletario y tomó en cuenta las medidas transitorias necesarias para realizar reformas democráticas y hacer frente a las exigencias de la guerra y la intervención extranjera.

Lenin fue el gran maestro de la ciencia social, quien estableció el primer estado socialista de acuerdo con los principios del socialismo científico.

Él aprendió exhaustiva, profunda y meticulosamente, con toda la comprensión retrospectiva, la profundidad y la previsión necesarias para resolver los problemas y establecer el programa de acción y la línea de avance y posteriormente lograr la toma del poder político por el proletariado en conjunto con las amplias masas del pueblo, especialmente los campesinos que constituían una gran parte de la población.

Entendió que a escala global, por la ley del desarrollo desigual, que el imperialismo sólo puede encaminarse en el desarrollo inadecuado y cíclico del capitalismo con el propósito de adueñarse de las súper-ganancias y que el proletariado y el pueblo podrían ser movilizados para rebelarse y establecer el socialismo en el eslabón más débil de la cadena de los países imperialistas.

Aunque él se concentró en las tareas prácticas de los bolcheviques en la acelerada insurrección revolucionaria en Rusia en medio de las complejas contradicciones de la Primera Guerra Mundial, se ocupó del trabajo teórico durante esos años.

Escribió un gran número de artículos en los Cuadernos Filosóficos de Lenin en los años 1914-16 e implicaron un estudio minucioso de la dialéctica.

En la primera mitad de 1916, él escribió: "El imperialismo: la fase superior del Capitalismo" y definió el carácter decadente y moribundo del imperialismo y cinco características de su dominación en los países capitalistas industriales: la fusión de la industria y el capital bancario para constituir capital financiero; la gran importancia dada a la exportación de capital respecto a las mercancías y al crecimiento de cárteles, sindicatos y otras combinaciones de monopolio a escala mundial.

Lenin describió al imperialismo como la víspera de la revolución socialista e instó al proletariado y al pueblo a convertir la guerra imperialista en una guerra civil revolucionaria. En el verano de 1917, él escribió: "El Estado y la Revolución", para enfatizar la necesidad de la dictadura de la clase proletaria en el derrocamiento de la burguesía y la construcción del socialismo.


Tras el derrocamiento del zarismo en la revolución de febrero de 1917 y la instalación del gobierno provisional dirigido por Kerensky, predominantemente de liberales y socialistas revolucionarios, Lenin anticipó la agudización y la complejidad de la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado e hizo todos los esfuerzos para estar en Rusia lo antes posible para participar directamente en el proceso revolucionario. Él estaba seguro de que el gobierno de Kerensky y la burguesía estaban en camino cuesta abajo porque querían permanecer en la guerra inter-imperialista, motivados por el patriotismo social (chovinismo en ropaje "socialista") y el "defensismo" revolucionario; no nacionalizaron la tierra para los campesinos hambrientos de tierra y no podrían arreglar la economía la cual estaba en ruinas.

El 16 de abril de 1917, a su llegada a la estación de Finlandia en Petrogrado, Lenin convocó a todo el poder a los soviets (consejos revolucionarios) de obreros, campesinos y soldados lejos del gobierno burgués de Kerensky.

Él observó el paso de la primera etapa de la revolución que puso el poder en manos de la burguesía a la segunda etapa que debería colocar el poder en manos del proletariado y de los sectores más pobres de los campesinos. Lenin definió todos los puntos importantes que debían hacerse.

Él aclaró que las circunstancias y los acontecimientos estaban moviéndose en la transición al socialismo incluso aún que el socialismo no era todavía la tarea inmediata.

Lenin llamó a un congreso del partido de los bolcheviques para cambiar el programa desfasado y el nombre de su partido (del Partido Laboral Socialdemócrata Ruso al Partido Comunista de toda Rusia) y diferenciarse de los social chovinistas de la Segunda Internacional y los partidos socialdemócratas de Europa que apoyaron a sus respectivos países en la Primera Guerra Mundial.

También convocó a una nueva Internacional de partidos comunistas. La Internacional Comunista (Tercera Internacional) se formaría en 1919.

Los acontecimientos se dieron en la dirección anticipada por Lenin. El Gobierno Provisional envió una nota diplomática en mayo a las Potencias Centrales, manifestando su deseo de llevar la guerra hacia a una conclusión victoriosa.

Decenas de miles de obreros y soldados de Petrogrado y posteriormente de otras ciudades bajo la dirección de los bolcheviques enarbolaron las consignas: "¡Abajo la guerra!" y "¡Todo el poder a los soviets!". El 1 de julio, cientos de miles de trabajadores y soldados se reunieron en Petrogrado con las mismas consignas. Expresaron la oposición del pueblo a la guerra y su hambre de pan y libertad.

En todo el mes de julio, el Gobierno Provisional se vio azotado por una grave crisis ante el colapso de su ofensiva contra las Potencias Centrales. Éste buscó reprimir a los bolcheviques y a las masas. Invadió las oficinas de Pravda (el periódico oficial bolchevique) y el Comité Central de los bolcheviques y ordenó la detención y el juicio de Lenin quien tuvo que pasar a la clandestinidad. Disparó contra las manifestaciones de trabajadores y soldados que exigían el fin de la guerra y todo el poder a los soviets.

Se aisló aún más políticamente. Cuando el comandante en jefe General Kornilov intentó hacer un golpe de estado, Kerensky buscó la ayuda del Soviet de Petrogrado dirigido por los bolcheviques para frustrar el golpe. Después de la derrota de Kornilov, el prestigio revolucionario de los bolcheviques aumentó cada vez más.

En septiembre y octubre de 1917, las huelgas de los trabajadores se extendieron en gran escala más allá de Petrogrado y Moscú, con la insurgencia de más de un millón de trabajadores y tomando el control sobre la producción y distribución en muchas fábricas y plantas manufactureras o industriales. Más de 4,000 levantamientos campesinos ocurrieron contra los terratenientes. Las masas campesinas se enfurecieron más cuando fueron atacadas por tropas gubernamentales, policías y matones de los terratenientes. Los soldados y marineros se negaron a reconocer la autoridad y cumplir las órdenes del Gobierno Provisional.

El 23 de octubre, el Comité Central bolchevique votó 10-2 a favor de la resolución que declaraba inevitable una insurrección armada, y el tiempo para que éste estuviera plenamente maduro. El 25 de octubre de 1917 (o el 7 de noviembre en el calendario gregoriano) los bolcheviques encabezaron sus fuerzas de la insurrección, de acuerdo al plan, para apoderarse de los edificios del Estado burgués y para asaltar el Palacio de Invierno. Los Guardias Rojos se adueñaron de los edificios y las instalaciones en el momento que los soldados de Petrogrado se unían a la insurrección. Lenin publicó la declaración: "A los ciudadanos de Rusia", poniendo fin al Gobierno Provisional e instalando el poder soviético como el único Estado después de la rendición del Gabinete de Kerensky.

Los bolcheviques y los soviets bajo la dirección de Lenin fueron capaces de consolidar el poder. Ellos triunfaron sobre los Ejércitos Blancos en la Guerra Civil y la intervención extranjera de 1920. La guerra se libró principalmente en el campo.

Después de la guerra, Lenin promulgó por decreto la Nueva Política Económica (NEP) que el gobierno bolchevique había adoptado anteriormente en el transcurso del 10º Congreso de El Partido Comunista de Toda Rusia en 1921. La NEP reemplazó el sistema de raciones de víveres del "comunismo de guerra" basado en la escasa producción debido a la guerra y revivió la economía adoptando métodos del capitalismo de estado y dando concesiones a los empresarios medianos y pequeños y a los campesinos ricos.

En el período de la ruina en los tiempos de la guerra, la coalición austro-húngara y la coalición anglo-francesa, ambos enemigos del poder soviético, se distrajeron de atacarlo debido a su guerra mutua. Pero en la lucha contra los Ejércitos Blancos liderados por Kolchak y Denikin, el poder soviético creó al Ejército Rojo para derrotarlos.

En el siguiente período de lucha contra la ruina económica, el Ejército Rojo logró afrontar con éxito la hambruna y supervisó el considerable avance de la agricultura y la industria ligera. Lenin apuntó al establecimiento de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) como un nuevo marco de la existencia del Estado. El Congreso de los Soviets ratificó la Declaración y el Tratado de Unión de las Repúblicas en 1922.

Después de la muerte de Lenin en 1924, Stalin asumió la dirección del Partido Bolchevique y de la URSS. Stalin fue leal a Lenin y al Leninismo. Él concluyó la NEP en 1928 y continuó con la implementación de una serie de planes quinquenales para construir la industria socialista, la colectivización y mecanización de la agricultura. Estos lograron un rotundo éxito en la transformación de la URSS en un poderoso estado federal industrial frente a la peor crisis económica mundial, el surgimiento del fascismo en varios países capitalistas y el inminente estallido de la Segunda Guerra Mundial.


La Gran Revolución Socialista de Octubre vino para dar a conocer todos los grandes logros revolucionarios del Partido Bolchevique de Lenin y Stalin en la revolución y la construcción socialista.

Ésta comprobó el principio revolucionario de que la dictadura del proletariado es un requisito para derrotar a la burguesía y garantizar la revolución socialista, superando la guerra civil y la intervención militar extranjera, revitalizando la economía a través de medidas de transición, construyendo la economía socialista y desarrollando el sistema educativo y cultural de la clase trabajadora.

Promoviendo el movimiento comunista internacional, luchando y derrotando al fascismo y continuando la revolución y la construcción socialista frente a las amenazas del imperialismo estadounidense después de la Segunda Guerra Mundial.

II. Impacto Global y vigencia actual de la Revolución Socialista

Las salvas de la Revolución de Octubre repercutieron en todo el mundo.

El establecimiento y desarrollo del socialismo de 1917 a 1956 en una sexta parte de la superficie de la tierra no puede ser ignorado por los pueblos del mundo, especialmente la clase obrera y los pueblos y naciones oprimidas. Los grandes logros en la revolución y en la construcción socialista tienen la fuerza del ejemplo para inspirar a las masas oprimidas y explotadas a luchar por un mundo brillante y mejor en el socialismo.

Y el Partido Comunista dirigido por Lenin se aseguró a través de la Tercera Internacional que los partidos comunistas y los movimientos de masas revolucionarios surgirían y crecerían a escala global, enarbolando la teoría y la práctica del marxismo-leninismo y aplicándola a las condiciones concretas de varios países.

El impacto global de la Revolución de Octubre también puede medirse en términos de la reacción negativa de las potencias imperialistas y la burguesía internacional. Estas han sido siempre aterrorizadas por el "fantasma del comunismo" y querían estrangular al socialismo en la cuna. Justo después de la Revolución de Octubre, de 1918 a 1920, las potencias imperialistas enviaron a Rusia fuerzas militares de intervención, con fuerzas japonesas se mantuvieron hasta 1925 en el norte de Rusia y Siberia, para ayudar a los contrarrevolucionarios.

Pero cuando la Gran Depresión ocurrió y dio lugar a regímenes fascistas en varios países capitalistas y el estallido de la Segunda Guerra Mundial, las Potencias Aliadas pudieron obtener la victoria contra las Potencias del Eje sólo por el papel decisivo de la Unión Soviética en la derrota de las fuerzas de la Alemania Nazi y China bajo el liderazgo del Partido Comunista Chino al derrotar del mismo modo a las fuerzas invasoras del Japón fascista.

Durante y después de la Segunda Guerra Mundial, las masas trabajadoras bajo la dirección de los partidos comunistas sobresalieron en la lucha contra el fascismo y obtuvieron el poder político en el proceso. La contraofensiva soviética contra las fuerzas alemanas nazis condujo al establecimiento de estados bajo el liderazgo comunista en Europa del Este hasta la Alemania Oriental.

La victoria del pueblo chino dirigida por el Partido Comunista contra Japón en 1945 y luego contra el Kuomintang en 1949 significó que el imperialismo perdiera una gran parte del mundo.

Los movimientos de liberación nacional se extendieron y florecieron, destacados por las guerras nacionales de liberación contra la agresión estadounidense en Corea y Vietnam. Los países recién independientes promovieron la descolonización y la independencia nacional en Asia, África y América Latina.

En la década de 1950 se podría decir que un tercio de la humanidad estaba bajo el gobierno socialista de los partidos revolucionarios del proletariado y que el mundo estaba dividido en los campos capitalista y socialista.

Sin embargo, poco después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos junto con sus aliados imperialistas se prepararon para la Guerra Fría contra la Unión Soviética e intentaron utilizar las guerras de agresión y chantaje nuclear. Pero el surgimiento y crecimiento del revisionismo moderno, desde Jruschov a Gorbachov, llego a ser mucho más dañino y letal que las amenazas y acciones flagrantes del imperialismo estadounidense en términos de subvertir y destruir el socialismo en la Unión Soviética y Europa del Este.

El camarada Mao lideró el Partido Comunista de China en la lucha por defender el marxismo-leninismo contra el revisionismo moderno desde 1956.

Con el tiempo, él expuso su teoría y práctica de continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado a través de la Gran Revolución Cultural Proletaria (GRCP) desde 1966 a 1976 para combatir el revisionismo moderno, impedir la restauración del capitalismo y consolidar el socialismo en China. La GRCP obtuvo grandes victorias, pero fue derrotada por un golpe, con Deng Xiaoping cabeza de los revisionistas y restauracionistas capitalistas, poco después de la muerte de Mao.

En cualquier caso, la GRCP logró plantear el problema del revisionismo moderno, al presentar ciertos principios y métodos para resolver este problema y generar la rica experiencia a partir de la cual se pueden aprender lecciones positivas y negativas.

Los revolucionarios proletarios pueden aprender de todo esto para explicar la desintegración de los antiguos sistemas socialistas e impedir la restauración del capitalismo cuando en el futuro construyan y desarrollen sociedades socialistas en varios países hasta que puedan derrotar al imperialismo a escala global y llevar a cabo el comunismo.

La Comuna de París de 1871 triunfó un tiempo y pronto fue derrotada, pero se convirtió en una fuente de principios, métodos y lecciones para avanzar en la revolución proletaria mundial.

En el período de la derrota estratégica temporal del socialismo a escala mundial, los comunistas y los activistas revolucionarios de masas deben ser capaces de responder a las preguntas del proletariado y del pueblo sobre el pasado, el presente y el futuro de la causa revolucionaria del socialismo.

Deben responder efectivamente a los sarcasmos de los imperialistas y sus ayudantes pequeñoburgueses de que el socialismo está muerto y de que el capitalismo es el fin de la historia. Deben ser capaces de hacerlo en términos de filosofía, economía política y ciencias sociales.

En este sentido, el Partido Comunista de Filipinas es uno de los partidos que defiende la bandera del Marxismo-Leninismo-Maoísmo y la antorcha del socialismo en la transición del repliegue estratégico a la contraofensiva del proletariado revolucionario.

En términos de la filosofía materialista dialéctica e histórica, nada es permanente excepto el cambio. Los sistemas sociales han ido y venido, como la esclavitud y el feudalismo que existieron por miles de años.

La sociedad capitalista, que apareció por primera vez de manera autónoma en la ciudad-estado italiana en el siglo XIII, tiene probablemente una vida más corta que las formaciones sociales anteriores si tenemos en cuenta el rápido desarrollo del capitalismo de libre competencia al capitalismo monopolista en el avance acumulativo de la historia.

La burguesía adopta la tecnología más alta y minimiza los pagos de salarios para aumentar las ganancias privadas.

Pero el proletariado, las naciones oprimidas y los pueblos pueden ser despertados, organizados y movilizados para resistir y cambiar las relaciones opresivas y explotadoras con el imperialismo y la burguesía gobernante en cada país. Ellos han visto que se conquistó la liberación nacional, la democracia popular y el socialismo.

En términos de la crítica del capitalismo y del imperialismo moderno en la economía política, Marx ha desarrollado ampliamente las leyes del movimiento del capitalismo tanto en su estudio microscópico de la mercancía como en su estudio macro de la producción en masa y las finanzas. El capitalista extrae la plusvalía del valor total creado por los trabajadores, presiona hacia abajo el nivel salarial, acumula capital y provoca la crisis de la sobreproducción, el estancamiento, el desempleo, el disturbio social y la intensificación de la lucha de clases.

Lenin puso al descubierto cómo el capitalismo de libre competencia conduce al capitalismo monopolista y cómo este último saca lo peor del capitalismo, incitando al proletariado y al pueblo de los países desarrollados y subdesarrollados a rebelarse y buscar una solución revolucionaria. Él ha descrito al imperialismo moderno como la etapa más alta y final del capitalismo. De hecho, es en esta etapa cuando los estados socialistas surgieron y se desarrollaron primero en Rusia y luego en otros distintos países.

En términos de luchar y lograr el socialismo científico en las ciencias sociales, el partido revolucionario del proletariado, como el destacamento avanzado debe asumir el Marxismo-Leninismo-Maoísmo en este momento y hacer un análisis concreto de la situación concreta cualquiera fuese el país en que tal partido opere.

Debe ganar la batalla por la democracia donde la burguesía usa el terror fascista para suprimir el movimiento revolucionario por el socialismo en los países capitalistas desarrollados.

Debe llevar a cabo las dos etapas de la Revolución Democrática Popular y la Revolución Socialista en los países semicoloniales y semifeudales. En cualquier caso, el partido revolucionario proletario debe despertar, organizar y movilizar a las grandes masas del pueblo para derrocar la dictadura de clase de la burguesía e instalar la del proletariado como clave del socialismo.

La desintegración de los sistemas gobernados por los revisionistas y el colapso de la Unión Soviética en los años de 1989 a 1991 hizo que Estados Unidos apareciera como el gran ganador en la Guerra Fría y como única superpotencia. De hecho, sirvió para expandir el sistema capitalista mundial. Pero no ha servido para reforzarlo. Ha servido para debilitarlo. Ha aumentado el número de potencias capitalistas como competidoras económicas y rivales políticos, y ha intensificado las contradicciones dentro y entre las potencias imperialistas.

Hay poco espacio para que las potencias imperialistas maniobren, ya que éstas son impulsadas por una crisis tras otra para re-dividir el mundo. La incorporación de China y Rusia como grandes actores en el mundo capitalista ha agravado la crisis y complicado aún más los problemas para el Grupo original de los 7 y los países de la OCDE.

Estados Unidos aprovechó al máximo su posición como única superpotencia desde 1991 tomando la ofensiva en todos los campos, especialmente los económicos y militares. Empujó más que nunca la política económica neoliberal de la globalización imperialista y la política neoconservadora de agresión e intervención. Los bienes de consumo manufacturados se subcontrataron ( outsourced) en China para mantenerla integrada en el sistema capitalista mundial.

A continuación, EU se convirtió en consumidor dependiente de las manufacturas y el crédito de China y se concentró en la producción de grandes artículos para el complejo industrial militar y en la financiación de la economía de los EE.UU.

Realizó la política neoconservadora de agresión e intervención con el uso de armas de alta tecnología. EU ha desatado impunemente guerras de agresión contra la ex Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, Siria y otros países, matando y mutilando a millones de gentes, destruyendo hogares e infraestructura social y forzando a más millones de personas a convertirse en refugiados.

Sin embargo, las políticas mencionadas de los Estados Unidos han sido autodestructivas si tenemos en cuenta los altos costos financieros y el rápido aumento de su deuda pública. Esto es mucho mayor que la deuda reconocida de 19 trillones de dólares.

La política económica neoliberal depende de fuertes dosis de deuda para los países imperialistas y no imperialistas, para las corporaciones y los hogares como si no hubiera límites a la orgía de crédito. Los límites se han puesto de manifiesto con la recurrencia y las cada vez peores crisis de sobreproducción y de capital financiero.

La decadencia estratégica de los Estados Unidos se ha acelerado al pasar de ser la única superpotencia en los años noventas a una lucha por la hegemonía en un mundo multipolar. La ironía de todo esto es que el principal instigador de la política económica neoliberal está supuestamente recurriendo al proteccionismo bajo Donald Trump.

Los que más han sufrido de la política económica neoliberal son los trabajadores de todos los países y los pueblos y naciones oprimidas. Por lo tanto, ellos albergan el mantra al oír que la clave para aumentar la producción y el empleo es dejar que el monopolio burgués tenga más capital para volver a invertir al recibir recortes de impuestos y presionando los salarios, recortando los servicios sociales y llevando a cabo la liberalización de la privatización de los bienes públicos rentables, la desregulación de las medidas de protección del trabajo, las mujeres, los niños y el medio ambiente y la desnacionalización de las economías de los Estados clientes.

La concentración y centralización del capital en los países imperialistas y en manos de un puñado de monopolios burgueses ha generado un desempleo generalizado, la pobreza y el malestar social. Pero la reacción de los Estados Unidos y otras potencias imperialistas es agitar el chovinismo nacional, la producción militar, el terrorismo de estado y las guerras de agresión.

Conclusión

La intensificación de la explotación y la opresión de los imperialistas y sus títeres reaccionarios en varios países está despertando la resistencia del proletariado y de los pueblos del mundo. La lucha que hace época entre la burguesía y el proletariado continúa. También lo hacen todas las formas concretas de lucha nacional y de clases en varios países. El pueblo no desea que la codicia y la violencia de unos pocos los victimicen sin fin. Luchan por la liberación nacional y social del imperialismo y la reacción. Y se esfuerzan por una mayor libertad y justicia social prevaleciendo bajo los principios del socialismo científico.

Hay una necesidad urgente del partido revolucionario del proletariado en muchos países. Tal partido debe defender la línea ideológica Marxista-Leninista-Maoísta contra el revisionismo moderno y todas las formas de subjetivismo y debe ser políticamente capaz de dirigir al proletariado y al pueblo por medio del movimiento de masas democrático y antiimperialista.

Debe asegurarse de que la línea política general pueda llevar a la victoria de la democracia y el socialismo y derrotar al imperialismo y todas las formas de reacción y no debe ser desviado por el oportunismo de "izquierda" o de derecha. Debe concentrar la voluntad colectiva y la fuerza material de los revolucionarios proletarios siguiendo el principio organizativo del centralismo democrático.

Las condiciones de crisis del momento generan las cuestiones inmediatas de la lucha contra el capitalismo monopolista y la reacción local.

Pero en el reclutamiento, la formación y el desarrollo de sus miembros, los partidos revolucionarios del proletariado deben inculcar en ellos la misión histórica de la construcción del socialismo hasta la teoría y la práctica de continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado.

Debemos contrarrestar la propaganda del enemigo de que el socialismo sólo tiene éxito hasta cierto punto y luego falla debido a la inherente naturaleza egoísta e insociable de las personas y sus líderes. Y debemos asegurar al proletariado y al pueblo que no hay alternativa hacia el capitalismo sino al socialismo, que el revisionismo moderno y la restauración del capitalismo pueden ser evitados y que el socialismo; puede consolidarse repetidamente hasta que éste llegue a imponerse sobre el imperialismo a escala global y alcance el umbral del comunismo.

Nota de la editora:

Este texto (traducido al español) es el discurso de Sison dictado por él en inglés con imágenes históricas en un video de 33 minutos que puedes verlo en:

https://www.youtube.com/watch?v=U0eVrFgWrwI



En: No Categorizado
Permaenlace: Discurso del Prof. JM Sison sobre la Revolución de...
Comentarios: 0
Leído 2142 veces.


Página 1 de 1. Total : 1 Artículos.

Guerreras indomables

letrasrebeldes
¡El hervor de las luchas del pueblo, no cesa!, ¡El camino a la Nueva Democracia, se construye, d, México

Mi perfil Completo


Septiembre, 2017

Mis enlaces

los bolonautas

Buscar



Blog Gratis para humanos.

NO MORIRÀ LA FLOR DE LA PALABRA